(Extracto de una declaración escrita en un grupo de facebook, del alcalde de Cereté, Rafael Chica Guzmán)

…A ver cuantos de los integrantes de este grupo jamas han ido a una Corraleja Cuantos de este grupo no han ido a la corraleja de Cga de Oro Nobonazar amigo El calificativo de barbarie lo comparto e insisto haganle esta campana es buena Empecemos poor nuestros familiares ancestros auspiciadores de las corralejas Recuerda Nabo que esto es una cultura de nuestros abuelos dile a tu papa que te cuente Es mas una herencia malvada de los espanoles Y como todo arraigo cultural por malo que sea es dificil cambiar de un dia para otro Por eso pienso que si en verdad Ustedes estan dispuestos a dar la lucha Animense hagan la campana mas publica y que mejor escenario que la misma corraleja…

(SIC)

A nuestro respetado señor Alcalde Municipal de Cereté (Córdoba), me permito darle respuesta a las dos breves alusiones que hizo a mi artículo No a las Corralejas, publicado en el semanario virtual CERETÉ NOTICIAS HOY.

  1. La cultura de mi tierra cordobesa, sinuana y cereteana  la conozco muy bien, como quiera que viví en la capital del Oro Blanco desde mis 0 hasta mis 19 años, cuando por asuntos de mis estudios universitarios debí  fijar mi residencia en la capital de la república.
  2. Vi la luz del mundo en Cereté hace ya 43 años. He estudiado a fondo el pasado, y el presente de mi tierra, tanto como me lo ha permitido mi vocación y formación científica.
  3. Mi papá nada tiene que contarme, ilustre señor alcalde, porque asistí desde niño a ese espectáculo de sangre y barbarie incontrolada llamado: CORRALEJAS. Nada más alejado de la civilización y la cultura biófila que debe animar a los pueblos avanzados del planeta tierra; ojalá que algún día logremos entender eso, con grandeza de alma y de espíritu, haciendo a un lado la miopía y la obcecación en pro de un localismo cultural que privilegia la muerte sobre la vida en sus manifestaciones culturales. (Tanatofilia).
  4. En cierta oportunidad mi papá pidió permiso a la Junta de las Corralejas para dar un paseo a lomos de un caballo de su cría de paso fino colombiano, por el redondel, minutos antes de soltar a la fiera. Cuando apenas llevaba unos 5 minutos de la cabalgata en tan bello ejemplar equino, soltaron al toro inopinadamente, que embistió de frente al caballo y le hundió el asta en el pecho. El pobre animal expiró en unos cuantos resoplidos  estentóreos y cayó de bruces con todo y jinete. Esto yo lo vi. Nadie tiene entonces que contarme nada,  hablo en mis escritos de los hechos históricos de los que he tenido constancia directa.
  5. Desde luego que las corralejas son producto de una herencia malvada de los españoles, señor alcalde, y bien malvada por cierto. Los cronistas de indias: Juan de Castellanos y Fray Pedro Simón, entre muchos otros,  me lo han enseñado  desde la colonia, mucho mejor que lo que usted pueda enseñarme o sugerirme al respecto. Posteriormente en la contemporaneidad yo presencié corralejas en mi niñez y juventud, nadie me lo enseñó ni me lo contaron ni tampoco lo leí. Lo viví. Las preguntas que cabría formular serían entonces las siguientes:
  6. ¿Qué tan malvados seremos al mantener, fomentar y cultivar una cultura que hipócritamente llamamos malvada?
  7. ¿Quiénes  son más malvados: la cultura de las corralejas o los que 500 años después, aún la fomentan y defienden?
  8. Ya para terminar, ilustre señor alcalde: ¡Por amor de Dios hombre!, la lengua más hermosa que yo conozco es el español, indudablemente lo mejor que pudieron habernos traído nuestros tatarabuelos conquistadores.
  9. He visto, con dolor de lengua, cómo Ud.,  la atropella en su expresión escrita, al incurrir en tan preocupante y crecido número de errores ortográficos. Esto me extraña sobremanera porque tengo entendido que es Ud. Comunicador Social de formación.
  10. Le sugiero que se haga amigo del diccionario o lexicón (Que la Real Academia de la Lengua Española los tiene y muy buenos) y de la Gramática Española. Hace poco se publicó la Gramática de las Academias, que es la mejor y más completa de cuantas se han publicado de la lengua castellana hasta ahora.
  11. Qué pesar que no haya sido Ud., alumno en Cereté del celebrado profesor Alfredo Vergara, quien enseñó en el Colegio  Pablo Sexto y en el Marceliano Polo durante años, hasta que la Universidad de Córdoba  y la CUS se lo llevaron, dada la indiscutible calidad científica de sus disertaciones lingüísticas. Él nos enseñó a los que tuvimos el enorme privilegio de ser sus hijos intelectuales,  cómo se tilda, cómo se periodiza, cómo se deriva, cómo se pronuncia y  cómo se componen  morfológicamente los vocablos, proposiciones y macro proposiciones en  la lengua de Castilla. Y hasta nos dio bases de griego y latín. La Universidad Nacional de Colombia fue poco lo que me aportó en tal sentido, porque el profesor  Vergara nos dio sólidas bases lingüísticas para el resto de la vida.
  12. Maestro de español como él  no se ha visto ni se verá. Por amor a Cristo, no siga Ud., atropellando la dorada lengua de Elio Antonio de Nebrija, de Miguel de Cervantes Saavedra,  de Rufino José de Cuervo, de Miguel Antonio Caro, de Raúl Gómez Jattin  y de Alfredo Vergara, nuestro lingüista local. Los hispanoparlantes del mundo y de Cereté se lo agradeceremos enormemente.
  13. EGO DIXIT
Anuncios